A veces  necesitamos despedirnos. Dejar salir esas palabras que se quedaron atascadas en la garganta, que no encontraron su lugar.

Este es el momento para dejar salir las mías. Mi hasta luego.